V SEMANA DE LA SALUD EN FAMILIA

Un año más, llega a Alcorcón la V Semana de la Salud en Familia de Alcorcón!! 

13055874_1099578723395708_7744005427399355234_o

En esta quinta edición de la Semana de la Salud en Familia podrás disfrutar de 34 talleres GRATUITOS de salud en 11 centros diferentes de Alcorcón

No te pierdas las actividades que hemos preparado en nuestro centro

semana de la salud 2016

Pulsa aquí para descargar toda la información

Anuncios

5 respuestas a “V SEMANA DE LA SALUD EN FAMILIA

  1. AL CENTRO MÉDICO DE LA RIVOTA SIN OMITIR A NADIE

    Venas, más nervios, tendones, tejidos,
    que conforman un todo, un cuerpo humano,
    precisan de un ejército y a mano
    que una órganos y amaine sus quejidos.

    Tebana legión, alma de afligidos,
    integrada en el orden ciudadano,
    consuelo cuando en males se es profano
    y actuamos como infantes desvalidos.

    Médicos discípulos de Galeno,
    de Hipócrates consulta de doctoras,
    llegado Ibn Siná de Isfahán remota,

    hallamos el amplio recinto pleno
    de enfermeras nutricias asesoras
    de un docto vademécum en Rivota.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    Me gusta

  2. EL PLACEBO DEL AGUA
    A la Dra. Dña. María Teresa Esteban Melendez.

    Balsámico antídoto es de mis males,
    que a mis dolores enjuga y conjura
    cuando me envuelve y palabras murmura
    su bálsamo de ungüentos fluviales.

    Sobre mi cuerpo son aguas termales
    y aquel albergue ventral de la hondura
    de mi madre sobre su arquitectura,
    los nueve meses materno filiales.

    Es un placebo empírico su tacto
    en el río, en el mar o en la piscina,
    y mi dermis con ella tiene un pacto.

    Surcándola la nado y no escatimo
    su uso, y mi salud, anunciando ruina,
    remonta confortada por su mimo.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    Me gusta

  3. EN ALCORCÓN A TANTOS DE TANTOS

    Recorro tus campos, ando en tus calles,
    persevero en mi afán,
    conocí a mi esposa, engendre a mis hijos
    y amasé aquí mi pan.

    Campos vi de trigo y vi de cebada
    tras de mi ventanal,
    de esmeralda olas vaivén de las brisas
    de aire primaveral.

    Y fue aquí en Santa María la Blanca
    mi boda y desposar,
    de mis hijos ante el ara el bautizo
    antes de echar a andar.

    Trabajé en casa y tuve en mi taller
    el cincel y el buril,
    la gema, la lupa y base del fuste
    y un soneto en mi atril.

    Viene a un pueblo y ahora es ciudad,
    Alcorcón sideral,
    con sus amplias y extensas avenidas
    y un moderno hospital.

    Aquí envejezco, en Alcorcón prosigo,
    y bien puedo dar fe
    de un cambio existencial evolutivo
    que palpable se ve.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    Me gusta

  4. LA DEPRESIÓN
    “La depresión es mi perro negro”
    Winston Churchill

    Vivir con el alma muerta
    y el corazón sin latido,
    sonámbulo y desvalido
    y lágrimas tras la puerta.
    Sangrando una llaga abierta
    y sin tener horizonte,
    no ver belleza en el monte,
    solo vivir desconsuelo
    y todo el peso del cielo
    sin valor para su afronte.

    Muriendo en la oscuridad,
    pues la vida ya no existe,
    ya no nos quiere ni viste
    y anida perplejidad.
    Todo ya es complejidad
    y si saber qué nos pasa
    la vida nos sobrepasa
    y nos ahoga y desborda,
    y se tira por la borda
    el trabajo y nuestra casa.

    Y sentir que nada vales
    y la apatía es tu gala,
    y nada bueno te avala
    al no estar en tus cabales.
    Es un compendio de males
    que todo lo contamina,
    lo contagia y extermina,
    segando el suelo a tus pies
    y al volverte del revés
    solo ves un mundo en ruina.

    Sumido en la incomprensión
    del mundo que te rodea,
    un ostracismo golpea
    y aflige tu corazón.
    Y nadie pierde ocasión
    de darte vanos consejos,
    tan manidos y tan viejos
    que te sumen en hastío
    y quisieras ver vacío
    el hueco de los espejos.

    Apelan a tus virtudes
    y a tus bienes si los tienes,
    la familia que sostienes
    y tú ves solo ataúdes.
    Te sepultas entre aludes
    de tristezas y congojas,
    y las tinieblas son rojas
    e insostenible la carga
    e insomnios de noche amarga
    sobre el lecho en que te aloja.

    Pero si en sanar te empeñas
    apelando a la esperanza,
    viene un viento de bonanza
    de esos que derriban peñas.
    Y de nuevo ves que ordeñas
    al alba recién nacida,
    y en la empeñada partida
    has vencido a la tristeza
    y el Dios de la fortaleza
    te muestra una nueva vida.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    Me gusta

  5. EL CEMENTERIO DE CENICIENTOS

    Aposento de las cruces,
    paseo de los cipreses,
    morada sin más reveses
    donde daremos de bruces.
    Sin hacer cual avestruces,
    escondidos bajo el ala,
    la Muerte vendrá a la sala
    y a coruchos insepultos
    nos mostrará informes bultos,
    despojos de su antesala.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s